martes, 6 de mayo de 2014

2 años y 6 días después

Cuando llevaba ya 2 años desde la última entrada del blog, me di cuenta de que me gusta lo que escribo y me ayuda a recordar. El viaje a Macao brillaba con cada letra y Hong Kong se desvanecía en el recuerdo.

Dos años y seis días después son muchas las cosas que han sucedido. Repasar ahora es tremendamente largo y las ideas se agolpan entre el teclado y los dedos por salir.

¿Qué puedo destacar? Dado que para penas ya tenemos el día a día, mi última alegría fue la boda de mi hermana. Como la experiencia me dicta a no citar nombres propios añadiré sólo la foto de la cerveza que me pidió para su boda y relato la experiencia.



Tres semanas antes de la boda yo seguía sin saber qué regalar a mi hermana. En una de esas conversaciones que Skype nos brinda me dijeron que una cerveza especial no estaría mal. Esto lo dicen un domingo por la tarde, que parece una queja pero no lo digo con el ánimo de crítica.
La elaboración de cerveza es un proceso largo. Cuando me pongo tardo prácticamente el día entero en la elaboración. Limpiar, moler, cocer, colar, cocer de nuevo tranvasar y limpiar son básicamente los pasos a seguir. El fin de semana siguiente aproveché que un compañero de trabajo quiere trasladarse a Suecia y hacer cerveza en su casa del bosque con agua de manantial. La misión era ir a un distribuidor, mostrarle las variedades y los productos necesarios, comprar cebada y trigo y enseñarle el proceso.
Ya arrancamos tarde y ya pasaba el medio día cuando recogíamos agua de un manatial cercano a Leuven llamado Zoet Water. Comimos tras moler 4 kg de munchener y 400 gramos de varias especies de malta. La idea era conseguir una cerveza ligera, fresca pero con matices. Por otra parte buscaba algo clásico para España, lo cual significa poco lúpulo. Una mezcla de 15 gramos de Saaz con lúpulo salvaje de Ribera de Duero debería ser suficiente para el toque amargo.
Dudé mucho pero, al final, me decidí a intentar hacer una fermentación directa en botella. Sabía los riesgos pero decidí asumirlos. Sólo quedaba una semana y media para viajar.

Dos días después, a las 3 de la mañana, escucho una explosión. Como un disparo. Pienso ¡Oh, no!. Media hora después la segunda. Me levanté y me dispuse a limpiar los restos de las botellas que habían reventado. Ya eran cuatro los botellines perdidos entre el suelo, la pared, las puertas, los muebles... Me pongo guantes, gafas, gorra, camisa de manga larga y procedo a encerrar las botellas en una olla donde permitir que reviente el resto de la producción. Me río pensando que me parezco a Walter White haciendo Meth. Seguidamente a limpiar mientras estaba fresco. A las 5 de la mañana casi había acabado pero era justo la hora a la que me debía levantar. Ir al trabajo y, al volver, aún quedaban botellines sin abrir. Intenté abrir uno pero explotó en mis narices y ahora la cocina llena de cerveza. Días más tarde comenté este incidente con un conocido y me dijo que lo mejor hubiera sido enfriar las botellas a 4 grados. Esa es la temperatura del agua en la que tiene un menor volumen y, en consecuencia, una menor presión. A partir de 4 grados el agua empieza a expandirse de nuevo. Pon un químico en tu vida y tal vez te solucione pequeños problemas caseros con sus estudios.

Filtro la cerveza restante, la refiltro y finalmente decido usar el método standard de fermentación. estuvo fermentando hasta el día anterior de mi viaje. ¿Cómo puedo controlar la carbonatación? Pues ni idea. Decido ir a lo menos arriesgado teniendo en cuenta que los botellines podrían explotar en el vuelo, y es embotellar directamente sin catalizadores y filtrando de nuevo. De 17 litros producidos quedan a penas 14 botellines. Los botellines que se quedaron en casa de mi colega, debido a la baja temperatura de su sótano, aún sobrevivían aunque no duraron mucho tiempo.

Al final no abrimos ninguna cerveza el día de la boda porque les faltaba madurar, pero el regalo está hecho y la aventura detrás del regalo contada. Dicen los que las han probado después que tiene baja espuma y buen sabor. Debo hacer una tirada de nuevo siguiendo los pasos al completo ahora que ya he experimentado lo que pasa cuando te precipitas sin experiencia.

Voy a poner un par de asistentes para no olvidarme:

http://www.brewmate.net/
http://www.brewtarget.org/