viernes, 7 de marzo de 2008

Entrada pendiente desde el día de San Cirilo.

Como ya escribí en mi blog, el 14 de febrero solo celebro San Cirilo. El puto San Valentín sigue olvidándose de mi y de mis amigos.

Tal día como aquel 14 de febrero decidí buscar a mis amores belgas ya que se suponían días propicios para fijar pareja. Me lancé a las piscina y prové el mercado.

La primera me había propuesto matrimonio unos días antes. Con la broma, consiguió dejarme blanco porque yo sabía que algo serio había en el trasfondo. Llamo durante el día y tengo la callada por respuesta, e incluso rechazó que fuera a verla. Lástima no haber grabado la comunicación del messenger porque no tenía desperdicio:
Empezaba acusándome de que sólo la quería para la cama y luego la dejaría, lo cual está genial decir de una persona que no te ha puesto la mano encima.
Destruído el primer argumento, alegó que la dejé sola hablando por el ordenador y que se enojó mucho sobretodo porque necesitaba hablar. Yo aclaro que, cuando una comunicación se corta y la persona al otro lado debe levantarse a las 4 de la mañana, dicha persona rara vez va a esperar que una línea sobre la que no tiene control. No tengo todavía la bola de la Bruja Avería para predecir cortes ni pensaba esperar a que se reanudara. En esos casos, espero que me llamen para hablar. ¡Que faltan 5 horas para levantarme coño! No es un buen momento para hacer nervios delante de una pantalla.
Por fin llegamos al tercer argumento: "Tu buscas una mujer y yo no soy una mujer (...) Tú no me mereces. Eres una gran persona y mereces algo mejor" No es que "Nadie es perfecto" sea mi frase favorita, pero si merezco una persona debo decidirlo yo (no quiero engañaros y he de decir que ella se considera una niña no una mujer). La otra persona puede decir si yo le intereso o si estaría bien conmigo. La conclusión es que esta mujer no pudo con su situación y lo paga su entorno. No es posible ayudar a quien no se deja.
Se me olvidaba.... También esgrimió el argumento "soy ilegal". Yo soy de los que opina que la condición de ilegal no es inherente al ser humano. Sus papeles de permanencia en Bélgica caducaron unos días antes.
Finalmente llegó un te quiero y te dejo porque es lo mejor para ti. Frase manida. No la inventé yo porque seguro que en la edad de piedra ya hubo alguno que la dijo mientras creaba la rueda. La única vez que recuerdo que la usé, fue tras haber estado 8 meses con una persona y conocerla bien. Como corolario, para demostrarme su desequilibrio mental y lo dañina para mi persona, me hizo partícipe de que se flagela para que el dolor corporal sea mayor que el espiritual. Mi espíritu de buen samaritano quiere cuidarla pero si el trato era a cambio de tortura psicológica, era momento de cambiar a la segunda.

Llamé a la segunda. Esta persona sabía que había ido al cine y su primera pregunta fue "¿Qué tal la peli porno?" Teniendo en cuenta que la película era "No country for old men" no pude por menos que reconocer que bien, pero que el actor principal nominado para secundario es imposible que me la levante. Por entonces sabía que Bardem con cara de torta se llevaría el Oscar. Russell Crowe con cara de torta se lo llevó, Tom Hanks con cara de torta se lo llevó, Dustin Hoffman con cara de torta se lo llevó... La conversación siguió con las tetas de la cajera que me atendía, luego del alemán que se va a follar este fin de semana delante de su ex de Madrid y que le va a hacer sufrir a un baboso catalán que pierde las canillas por ella. Como podreis comprobar es imposible hablar de una relación en estas circunstancias y me fui a la tercera.

Así que terminé la conversación con los últimos disparates a la espera de mi tercer amada que, indubitablemente me esperaba en casa. ¿Indubitablemente? Esperando ver a mi rubia, subo las escaleras dejo la chaqueta y abro el frigorífico. ¡También me ha dejado! ¡Mi Tongelo de Navidad me ha dejado! Aparece mi compañera de piso y me comenta que el amigo de su padre que había estado pintando la casa se había bebido la cervecita fresca que tenía reservada para ahogar mis penas. Hasta la cerveza me abandona.

Así que no repliquen a este hombre cuando diga que el único amor verdadero es el amor a la comida.

2 comentarios:

Lorena dijo...

Guauuu, no sabía yo todo eso...(aunque no sé hasta qué punto me lo he de creer).Mejor no te cuento yo mi San Cirilo porque ya lo conoces, al igual que conoces mis santa Georgina, san Onésimo y san Constable de este año.

Correcaminos dijo...

Claro que no fue así. En realidad fue con una rusa que me dejó por un alemán que acaba de conocer por internet y que le gusta a pesar de que es un egoista; el caso número 2 es el de una española que solo se fija en la cerveza; y el caso número 3 el de una francesa tras la que iba desde que llegué aquí y, en el autobús de vuelta del trabajo, me confiesa que la semana pasada se acaba de echar novio y me dice con alivio "Gracias a Dios, no es de nuestra empresa"