lunes, 10 de mayo de 2010

Bye bye Hattrick

Hoy me han enviado un correo de un señor que es Master de Hattrick. ¿Qué es Hattrick? Hattrick es un juego, un simulador de futbol que tiene como particularidades que se pueden ver las retrasmisiones del partido en tiempo real, que es a nivel mundial el más jugado y que no requiere demasiado tiempo a la semana si no quieres gastarlo.


Fotografía que tomé a un autobús durante mi viaje a Bombay en el año 2008 y que fue el escudo de mi equipo una temporada.

Comencé Hattrick animado por Oscar, un compañero de trabajo, pidiendo un equipo hace la friolera de 6 años y un mes. Durante este tiempo he jugado a escondidas de mi novia cuando la he tenido para que no pensara que estaba enganchado a un juego en línea. Años de jugar a escondidas, de instalar el gostzilla en la empresa para que no lo vieran mis jefes, de charlas con los compañeros sobre tal o cual jugador o alineación, de reuniones familiares en las que yo, mi hermana y mi cuñado poníamos los partidos al acabar la comida familiar para ver la evolución de los marcadores, de meterme en algún ciber para hacer alguna compra cuando sabía la hora a la que el jugador iba a ser vendido. Especialmente recuerdo un jugador que compré estando yo en Alemania que me tuve que andar media hora para encontrar una conexión libre de ordenador. También recuerdo hacer contabilidad y análisis de balances a mano con sus ratios, sus apalancamientos, su cuenta de pérdidas y ganancias, cálculo del Cash Flow, el estado de Origen y Aplicación de fondos...
Es lo que tiene estar enganchado a un juego que, repito, tampoco me quitó tantas horas como otras aficiones pero a la que tenías que dedicarle un tiempo.
Durante este tiempo ha pasado de todo. Mi vida a influído en mi equipo y mi equipo en mi vida. Lo segundo ha ocurrido más de lo querría admitir.

Hoy me he desenganchado. Por las bravas. De esas maneras que duelen. De esa forma en la que a un niño se le quita un caramelo y se le tira a la basura, pero estamos hablando de un caramelo trabajado con más o menos entusiasmo durante 6 años y un mes. Lo malo es que entiendo que ha sido de forma arbitraria. Me quitan 6 años de mi vida o porque me dice que se han hecho compras de jugadores infladas o porque se ha usado el equipo por dos personas. En resumen, porque se han hecho trampas a nuestras normas. Y esto a mi que llegué a denunciar a tramposos porque creo en el juego limpio.
La otra persona afectada trabaja en mi empresa. Vamos a mantener su nombre dentro de esa asociación que se llama ludópatas anónimos aún sin serlo. No sé si habrá sido alguna cookie del ordenador de empresa, alguna dirección IP, algún proxy o alguna configuración compartida del explorador quien ha dado la falsa alerta de que él y yo somos la misma persona. Dentro de lo avispado que es este cazador de vidas, de equipos, de millones de euros encerrados en una masa electrónica, me estoy preguntando porqué no han caído otros equipos con estos dos que, a su par, también comparten las mismas características. Trabajo en una empresa (de la que no me está permitido decir nada por contrato) con 520.000 empleados por el mundo de los que tengo conciencia que juegan o han jugado a este juego, al menos, en mi entorno cercano, 38 personas. De esas 38 personas han compartido mi ordenador esporádicamente unas 20... y seguiría hablando y lamentando esta pérdida.

Tengo los sentimientos enfrentados. Quiero que el fruto de esos 6 años vuelva por ser lo que es pero a ratos también pienso que es mejor así, que no voy a perder mi tiempo en un juego que, desde que cambió el formato, me ha quitado la ilusión que tenía cuando estaba en quinta división de la liga más fuerte del mundo. Si no tengo ilusión de mantener un equipo, ¿para qué dos?

A muchos les resultará chocante esta entrada en mi blog, pero era necesaria. Parece que me van a enterrar un cadaver al que yo no me atrevía a echar tierra pero que hubiera preferido haberlo hecho personalmente.

3 comentarios:

Sergutel dijo...

Si, Jorge. La entrada era necesaria. Necesitabas sacarlo fuera.
Todo eso me recuerda a juegos tan buenos como Ogame (el precursor de todo para mi) y Travian.
Que vicio que vicio...

Tambien tuve que dejarlo asi de buenas a primeras, porque era un derroche de horas...

Correcaminos dijo...

Ogame, que gran juego y que grande la alianza Omega. ¿Qué habría sido de nuestros turnos de noche sin Ogame y Travian?

Snif Snif

Chafan dijo...

Estás colgao, pero qué gracioso, el vicio es lo que tiene.