sábado, 1 de noviembre de 2008

A esto le llamo yo crisis

Me llama mi familia desde España: han llamado del banco diciendo que han intentado sacar dinero de mi cuenta fraudulentamente y que, para evitar que hubiera más intentos, han anulado mi tarjeta de crédito. Esta tarjeta la suelo usar para transacciones en internet y algún pago cuando no me dejan usar la maestro belga. No le di más importancia y, cuando intenté contactar con la señorita encargada a las 3 de la tarde del viernes, nadie me cogió el teléfono.

Esto sólo me hizo pensar que debía ir con bastante líquido a Alemania. Este domingo salgo para pasar 2 semanas haciendo un curso intensivo de alemán en Munich que me ha costado una pasta. Las cosas no están como para andarse con medias tintas y he decidido reforzar mi alemán porque últimamente lo mezclo mucho con el holandés.

Ahora viene la desgracia. Ayer saqué un poco de dinero y esta mañana, cuando he ido a pagar el billete para Bruselas, he visto que no tenía la tarjeta Maestro belga. He tenido que anular mi visita guiada por bruselenses para buscar en casa por todos los rincones. Tenía una Mastercard belga que no había activado por falta de necesidad y que ahora necesitaba. Me acerqué a Mechelen porque los sábados hay una oficina de mi banco abierta. No me acordé que hoy es un sábado especial e hice un viaje en balde. Finalmente tuve que admitir que debía llamar para anularla y leerme con detenimiento las instrucciones de activación.

Las instrucciones dicen que hay que ir a un cajero con un pin, y activarla. Voy al cajero y, lamentablemente, sólo me da acceso a leer mi cuenta y a hacer transferencias.

Aquí estoy, con un viaje a Alemania de 2 semanas y sin posibilidad de tocar mis ahorros hasta mi vuelta.

Seguro que se me ocurrirá algo.

5 comentarios:

Anerol dijo...

Por algún extraño motivo últimamente te ocurren cosas muy extrañas.
No desesperes, que después de la oscuridad siempre hay una luz.
Muy buen viajes, aprende todo lo que puedas y sobre todo, disfruta.
Un beso

chafandika dijo...

Pues qué putada, desde luego.
En cualquier caso tuviste suerte, eh? a mi hace ahora poco más de un año me robaron el bolso y a raiz de ese robo me falsificaron el dni y de esa forma me limpiaron literalmente la cuenta del banco. La tarjeta de débito la anulé enseguida, pero claro, jamás pensé que alguien pudiera llegar a hacer algo así. Me costó varios meses de trámites y jaleos, incluyendo la compra en mi nombre de varios móviles con sus correspondientes facturas a mi cargo y mi direccion etc... quizá llegue algún día alguna indemnización aparte de ser cliente preferente ahora en "mi" banco. Tuviste suerte, vaya.

SERGIO dijo...

ánimo jorge con las gestiones.
te mande mail a irishorhe, pero no se usas otro email, ya dirás.

un abrazo,
sergio

El crítico de Zaragoza dijo...

Al titular de la cuenta/tarjeta le ponen trabas. A los ladrones, alfombra roja...

Correcaminos dijo...

Por suerte no me han quitado nada de las cuentas: ni de la belga ni de la española. Ya es la segunda vez que veo un caso parecido al mio con la CAI y hasta ahora no ha habido robo. A parte de ser (segun las estadisticas de cuando yo estudiaba economia) la segunda entidad mas barata de España, cada dia me esta dando mas seguridad que no voy a explicar ahora.